Hoteles rurales: planifica tu escapada en plena naturaleza

Los hotele rurales tienen el encanto del que carecen otros destinos vacacionales. Son los mejores lugares para una escapada romántica en pareja, un fin de semana divertido con amigos, o una escapara rural en familia para tomar un descanso durante un fin de semana o puente, a la espera de las vacaciones navideñas.

En diferentes puntos de España, el clima otoñal en octubre es lo suficientemente benigno para permitir, incluso, los últimos chapuzones del año. Escapadas a hoteles rurales en Andalucía, Murcia, entre otros destinos, son posibles a un precio asequible. Este tipo de escapadas destacan, entre otras virtudes, por su óptima relación calidad-precio.

En las zonas del norte de España se dice que: “hasta el puente del Pilar, el cero no verás”, en referencia al descenso de las temperaturas que, sobre todo en zonas de montaña puede coincidir con las primeras nieves. Para el turismo de nieve, también representan estos fines de semana otoñales una oportunidad de realizar senderismo o esquí, si las condiciones son propicias.

Ventajas de hacer turismo en un hotel rural

Desde posadas, caseríos, a instalaciones de tamaño medio, el hotel rural es el paradigma del turismo no masificado y de calidad. Se trata de instalaciones no muy grandes, incluso de una sola vivienda, donde sentirse más en familia que como un turista, y eso, para los urbanitas que buscan liberarse del estrés, es una cualidad impagable.

Además por su ubicación, estos hoteles rurales te permite vivir experiencias únicas de la zona, degustaciones de productos típicos del lugar, rutas enológicas, visitas a museos y/o ruinas, actividades de aventura, rutas para disfrutar de la flora y la fauna y un sinfín de actividades típicas de la zona.

La ventaja económica es evidente: una estancia corta, fuera de temporada alta, y en instalaciones que además suelen realizar ofertas de alojamiento interesantes.

Si eres deportista, solo tienes que buscar ofertas por ubicación geográfica, y encontrarás múltiples actividades en la naturaleza para una escapada al aire libre. Playa o montaña, el otoño siempre te ofrece oportunidad de disfrutar del deporte.

Otro factor que conviene tener en cuenta es que se trata de un turismo que revitaliza la economía de lugares fuera del circuito turístico, con el incremento de puestos de trabajo en la zona dedicados a la hostelería. Además suele tratarse de hoteles, posadas o casas rurales donde se conjuga modernidad, junto al respeto por las tradiciones del lugar.

Para los niños, la escapada a un hotel rural representa el contacto con la naturaleza. La típica casa u hotel rural no es un edificio levantado de cualquier manera en medio de un paraje natural. Al contrario, se trata de instalaciones respetuosas con la naturaleza, en muchas ocasiones son edificios rehabilitados siguiendo criterios de respeto medioambiental.

En el hotel rural disfrutas de cercanía en todos los aspectos: físicamente, no necesitas viajar lejos para encontrar uno. Seguramente existe una casa rural a pocos kilómetros de tu ciudad. En el plano personal, como son locales con capacidad de pocos inquilinos, recibes un trato familiar por parte de los encargados, así como una guía sobre los atractivos del lugar.