En la provincia de Alicante nos encontramos con muchas playas y calas de aguas cristalinas, pero también te encontrarás con algunos destinos que son muy interesantes. En la costa alicantina nos encontramos con diferentes pueblos que tienen mucho encanto, y por este motivo hoy vamos a hablar de las diferentes opciones que tendrás para visitar.

En la Costa Blanca nos encontramos con muchos pueblos bonitos que ver, además de que te encontrarás con 244km de calas, playas y acantilados. Esta es una de las zonas más bonitas de toda la Comunidad Valenciana, y por este motivo hoy te he preparado una selección con los mejores destinos de la costa alicantina.

Los mejores destinos de la costa alicantina

Existen algunos pueblos costeros que no te vas a querer perder en la costa de Alicante y que tienen un gran encanto. Dentro de los principales destinos que no te vas a querer perder están:

Dénia

Esta es una ciudad portuaria que tuvo una gran importancia en la época romana y es la capital de la comarca de la Marina Alta. Esta ha sido declarada como Ciudad Creativa de la Gastronomía por la Unesco, y allí no te puedes dejar de deleitar por la famosa gamba roja. 

Allí podrás disfrutar de sus playas, el castillo, el barrio de Baix la Mar, su puerto y el macizo del Montgó. 

Jávea

Este es uno de los pueblos más bonitos que te encontrarás en la Costa Blanca, siendo un pueblo con playa. Pero, también se destaca por la Iglesia de San Bartolomé, así como su Mercado Municipal. La cala de la Granadella de Jávea es algo que no te vas a querer perder, y el casco antiguo está lleno de calles empedradas, rejas y edificios antiguos.

Benissa

Se trata de una población de la Marina Alta, y no es tan conocida a nivel turístico, pero si es reconocida por sus playas y calas entre los habitantes de Alicante. Además, no te puedes perder los monumentos como el Palacio de los Torres-Orduña o el convento de los Padres Franciscanos que son dos de los atractivos más importantes que tiene Benissa.

Elche

Esta es una ciudad que te dará grandes sorpresas, puesto que es conocida como la ciudad de las palmeras. En todo caso, este cuenta con un oasis de palmeras en medio de la ciudad, así como antiguas fortalezas y estructuras defensivas. También te puedes encontrar con diferentes conventos y basílicas cristianas erigidas sobre antiguas mezquitas.

Existen muchas cosas que no te puedes perder de Elche, con lo que podrás aprovechar al máximo tu experiencia de viaje. Recuerda que esta ciudad tiene mucho que ver por lo que puedes pasar varios días en la misma.

Calpe

Este es un pueblo con playa y es el hogar del Peñón de Ifach, que es una gran roca que es un parque natural que se ve desde muchos municipios de la Costa Blanca. Allí podrás hacer senderismo, y la cima es uno de los lugares imprescindibles que no te vas a querer perder. 

Este es un lugar perfecto para disfrutar de una buena mariscada y descubrir la belleza que tiene su casco antiguo.

Altea

Se trata del pueblo más bonito que nos encontramos en toda la costa alicantina, siendo un destino imperdible. Allí nos encontramos con calles empedradas, y sin duda su mayor atractivo es la iglesia de la cúpula azul. Este es un pueblo que se destaca por tener fiestas de moros y cristianos que son una de sus curiosidades.

Benidorm

Este era un pequeño pueblo de pescadores que en el transcurso de 30 años se ha convertido en la capital del turismo de España. Se destaca por sus hermosas playas que son conocidas a nivel mundial. Además, podrás encontrar parques naturales y no te puedes ir de la ciudad sin disfrutar de sus 4 miradores para tener una gran experiencia.

Villajoyosa

Esta es una localidad pesquera, siendo la más tradicional de todos los pueblos de Alicante. Se destaca por ser la cuna de chocolates Valor, y tiene 15 kilómetros de costas, playas de arena fina, calas, chiringuitos y playas nudistas. Es un pueblo con más de 3000 años de historia, y es una de las ciudades con los restos romanos mejor conservados.

No puedes dejar de disfrutar de sus restaurantes con pescado fresco que llega directo del puerto, y los chiringuitos que son muy populares. Desde allí también podrás visitar otros destinos muy cercanos que son municipios muy conocidos y que tienen el mismo clima y las aguas cristalinas típicas.

Santa Pola

Este es uno de los pueblos costeros de Alicante más conocidos, y no te puedes perder el hogar de los santopoleros y de Tabarca. Asegúrate de adentrarte en su casco antiguo, y de visitar el Castillo Fortaleza. También puedes hacerte una uta por las Salinas de Santa Pola a las afueras, lo que hace que sea un destino espectacular para unas vacaciones familiares.

Guardamar del Segura

Es un destino en el que merece la pena visitar sus playas de arena fina y sus dunas, puesto que son un espectáculo natural realmente único. El municipio tiene un gran encanto, incluso sin llegar a ser el más bonito de la Costa Blanca. Este pueblo se ubica en la desembocadura del río Segura, y sus playas y dunas son su mayor atractivo por lo que es un destino perfecto para una escapada familiar.

Torrevieja

Es otro de los destinos que no te puedes perder en la costa alicantina y que tiene mucho para descubrir. No te puedes perder sus torres, así como sus calas y las playas para disfrutar de una gran experiencia. Además, te encontrarás con el Parque Natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja. Este es un atractivo natural que no te vas a querer perder bajo ninguna circunstancia. 

Estos han sido los destinos de la costa alicantina que no te vas a querer perder, y en los que podrás disfrutar de unas vacaciones únicas. Algunos destinos pueden tener más atractivos que otros, pero en cuanto a playas podrás disfrutar de una gran variedad de opciones.