Salir de vacaciones, solo, en familia o con amigos, es algo que aguardas todo el año. Para ahorrar dinero y evitar el remordimiento de haberte pasado de presupuesto, conviene aprender ciertos trucos para reducir los gastos de viaje, alojamiento, comida y actividades, como los paquetes de vacaciones todo incluido.

Investiga antes de planear tu viaje

Una recomendable pauta de ahorro: pasar más tiempo en menos lugares. A poco que se investigue, descubres que existen métodos prácticos para organizar unas fantásticas vacaciones sin gastar mucho.

Las herramientas de Internet ofrecen la posibilidad de organizar viajes con unos simples pasos, comparando ofertas disponibles. Accedes a la web, seleccionas un destino y las fechas, y obtienes las ofertas existentes. Existen dos métodos para sacarle todo el jugo a estas webs: si reservas con suficiente antelación, o si reservas ofertas en el último momento.

Otro sistema de ahorro, si tus fechas de vacaciones lo permiten, es elegir el momento más adecuado económicamente para comenzar las vacaciones, como la temporada media o baja.

Planificar una ruta es una manera de disfrutar las vacaciones y también de ahorrar dinero. Si antes de partir puedes documentarte sobre la ciudad o el país que vas a visitar, irás sin perder tiempo a los puntos que te interesan y, a la vez, evitarás lugares donde solicitan cantidades exageradas para dar bienes o servicios a los turistas.

Infórmate de los paquetes de vacaciones todo incluido.

Descubre qué te ofrece tu destino, tanto en áreas culturales como paisajísticas. Consulta sitios web de la zona, la ciudad, las oficinas locales de turismo y culturales, e infórmate si ofrecen actividades gratuitas o sujetas a descuentos.

Solicita información en la recepción del hotel o a gente del lugar. Pregunta por los mejores restaurantes de bajo coste para comer y demás recomendaciones sobre los atractivos de la zona.

Planea el coste de tus vacaciones

Establece un presupuesto realista. Te ayudará a determinar dónde ir y cuánto quedarte. Define qué tipo de experiencia buscas teniendo en cuenta el precio, también tratando de mantener cierta flexibilidad.

  • flexible en las fechas. Elige fechas de vacaciones en un rango de dos semanas, por ejemplo. Así puedes aprovechar mejor ofertas especiales y chollos de última hora. Los períodos de temporada media, justo antes o después de la temporada alta, son a menudo el mejor momento para organizar un viaje. El clima aún es agradable, la afluencia de turistas es menor, y los precios más asequibles.
  • flexible con la ubicación. Por ejemplo, para unas vacaciones en la playa con la familia quieres ir a Marbella, pero hay un paquete de vacaciones todo incluido en la costa gaditana, a unos km de distancia. Sería un lugar menos famoso, pero te permitirá disfrutar de tus vacaciones en un lugar fantástico, y a un precio más reducido.
  • Considera el alojamiento en un municipio cercano al elegido, donde las tarifas hoteleras sean menores. Otra forma de reducir gastos es cambiar de hotel durante tu estadía: si el hotel donde te alojas es más caro los sábados y domingos por la noche, reserva esas noches en un hotel distinto.

Cómo ahorrar en alimentación

Una regla de oro: comer lejos de otros turistas. El costo de la restauración en las áreas turísticas y alrededores siempre está inflado. Por lo general, con caminar un poco puedes encontrar lugares alejados de la ruta turística, donde comen los lugareños. Es allí donde puedes encontrar comida auténtica, precios menores y evitar aglomeraciones y esperas.

Cómo ahorrar en transporte

El transporte público, en las zonas con buena infraestructura, es una excelente manera low cost de moverse una vez llegado a destino. Te permite ahorrar dinero en taxis y en propinas. Además, muchas ciudades ofrecen descuentos para estudiantes, niños y personas mayores.

Alquila un coche si el transporte público no es suficiente, y vas a moverte mucho por los alrededores. A veces, alquilar un automóvil por una semana entera, incluso si solo lo necesita durante 5 días, podría ser más económico.

Cómo ahorrar en las compras

Hay dos formas de hacerlo, una simple y otra difícil.

  • La opción simple: como a veces puedes necesitar efectivo, lleva solo el dinero que puedes gastarte. Los consejos sobre comer en locales fuera de la ruta turística para evitar precios inflados, son aplicables con el resto de compras: aléjate de los lugares turísticos y busca tiendas frecuentadas por lugareños.
  • La opción difícil: no llevar la tarjeta de crédito de vacaciones. Si sales de compras, puedes usar tarjeta de viaje de prepago que contiene sólo el dinero que, dentro del presupuesto, reservaste para compras.
  • Otra opción son los cheques de viaje para cambiar a la moneda local cuando necesitas efectivo. Si ajustas tu disponibilidad monetaria al pago de comidas y otros gastos, dentro del presupuesto, te lo agradecerás a ti mismo en el futuro.